Blog Single

Si alguien me pregunta qué soy, yo digo profesor. No soy un profesional de la edición de vídeo, ni del diseño web, tampoco soy programador (ya quisiera), soy lo que yo llamaría "un profesional de la enseñanza". Y es que creo que dar clase es lo que mejor sé hacer y lo que más me gusta hacer, si acaso no son la misma cosa.

Siempre me ha gustado aprender cosas nuevas. Incluso ahora a mis cuarentaypocos años me sigue gustando, con menos energía que hace dos décadas quizás, pero con la misma determinación.

Ese gusto por aprender, unido a mi falta de capacidad de pedir favores a otros, junto a mi total falta de capacidad para decir que no cuando otros me los piden (preguntad a mis conocidos, no miento), me ha convertido en un experto del DIY. A menudo antes que buscar a alguien para que hiciera algo que yo no sabía hacer, aprendía a hacerlo y lo hacía.

Pero pronto descubrí en mi vida que si había algo que me gustaba mas que aprender, era compartir lo aprendido. Ayudar a otros para que no tuvieran que recorrer un camino que yo ya había recorrido, igual que tantos otros me ayudaron a mí en el mío. Quizás por eso me gusta la enseñanza.

De entre todas las citas que hay acerca de la educacion, y son muchas, voy a poner esta que descubrí hace poco del premio nobel de medicina Don Ramón y Cajal:

Educar es dar alas a quien solo tiene piernas,
y dar piernas a quien solo tiene alas

– Ramón y Cajal

Y es que siempre he pensado que la enseñanza solo se puede afrontar desde la humildad de quien se sabe que no está por encima de nadie, que por muy profesores que seamos nunca lo sabremos todo, que incluso el que tiene alas puede necesitar ayuda del que no las tiene, y esa ayuda puede venir, por qué no, de los propios alumnos. Me gusta pensar que yo no dejaré nunca de aprender, como he hecho hasta ahora, y si es de mis alumnos, mejor que mejor.

Compartir: